Ultimas rese?as

smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile >

lunes, 3 de febrero de 2020

Poet X, de Elizabeth Acevedo

¡Hola hola hola! ¿No se habrán pensado que había desaparecido para siempre, no? Pues obvio que no. Soy bastante reincidente y no se irme. En parte porque irse significa cambio y en otra parte porque cuando puedo reseñar se siente tan lindo. Voy a intentar dejar programadas un par de entradas aunque tenga que pasarme todo el día en ello... No quiero desaparecer y extraño esto horrores. Arrancamos esta vuelta de la vuelta con una reseña de un libro que me voló la peluca y me dejo en absoluto jdfnahsblklsabf. Literal. 

Título: Poet X
Autora: Elizabeth Acevedo
Año de Publicación: 2017
Páginas: 352
Editorial: Ediciones Urano (bajo el sello Puck)
ISBN: 978-84-92918-64-8
Sinopsis: Xiomara Batista se siente ignorada e incapaz de ocultarse en Harlem. Desde que su cuerpo se volvió curvilíneo, aprendió a dejar que sus puños y su rudeza hablaran por ella. Pero X tiene mucho para decir, por eso descarga su frustración en las páginas de un cuaderno y recita las palabras para sí misma como si fueran plegarias, especialmente después de verse invadida por fuertes sentimientos hacia un chico de la clase de Biología. Ante la determinación de «mami» de forzarla a obedecer las leyes de la iglesia, X comprende que es mejor guardarse sus pensamientos. Cuando la invitan a unirse al club de poesía slam de su escuela, sabe que no podrá hacerlo y mucho menos decir sus palabras en voz alta, a no ser que logre evadir las reglas de mami. Pero aun así no puede dejar de pensar en interpretar sus poemas frente a un público. En alzar su voz. Porque, a pesar de que el mundo no quiera escucharla, Xiomara se niega a permanecer en silencio.

Opinión personal

Este libro llevaba tiempo llamándome la atención cada vez que lo veía en uno de esos raids delictivos de compras en Book Depository. Luego llegó primero al país y lo admiré por un tiempo hasta que un día entré y me lo llevé. Lo devoré como mi siguiente lectura luego de la compra, y si no hubiera tenido trabajo en el medio probablemente lo hubiera terminado en un día, ya que es un libro que se lee tremendamente rápido, en parte por la forma utilizada en la narración (como si fuera poesía, similar a lo que me pasó con The language inside) y en parte porque presenta un ritmo totalmente vertiginoso donde todo el tiempo está pasando algo. 
Cosa que debo remarcar, es que la autora se preocupó por el resultado final de la traducción. Esto es algo que, por lo menos para mi, es poco habitual, y que creo que elevó el texto que nos llegó a los hispanohablantes, y me hizo sentir un poco menos olvidada en este lado del mundo (si, entiendo que no todos los autores pueden comprender de la misma manera que una autora que habla español sus traducciones y que por eso pueden no prestar atención a ello, pero no deja de ser maravilloso cuando es algo que sucede.
Esta es su primera novela, y debo decir que me convertí en fan de la autora desde la primera página. La velocidad de la historia, la alternancia con fragmentos donde se narraban cosas pasadas, y la inclusión de temas tales como la religión, la sexualidad, la poesía como modo de expresión; entre otras cosas, hicieron que la novela se me hiciera llevadera e interesante, además de real y bastante cruda de a ratos. Por supuesto, nada de esto hubiera sido posible si no estuviera narrado de un modo tan sentimental, a modo de un gigantesco slam de poesía, siendo el grito de Xiomara, nuestra protagonista, al mundo.
Los personajes están muy bien construidos, y hay bellas descripciones de cada uno. A Xiomara la conocemos por su arte y por su alma volcada en las páginas del libro: una guerrera, como se autodefine, dispuesta a pelear con todo lo necesario con tal de encontrar su verdadero lugar en un mundo que no para de decirle que hacer y en que creer. Su melli, Xavier, es alguien sensible, capaz de ver por detrás de la armadura de su hermana. La madre de ambos es alguien que puede parecer cruel pero es sólo un producto de las enseñanzas que recibió en los lugares que conoció en la vida, lo que puede llevar una dosis de prejuicio contra lo distinto. Aman es un personaje muy interesante, que ne mi opinión se merece el premio a El Novio Del Siglo, por una acción que debería ser lo normal pero lamentablemente no lo es. Por último, mis dos personajes preferidos, la Srta. Galeano y el Padre Sean, quienes desde distintos lugares en la vida de Xiomara la apoyan para encontrarse de verdad, plantearse las dudas que tenga y a encontrar su propio camino.
El final me hizo largar unas cuantas (muchísimas) lágrimas. Creo que es una historia maravillosa, para todos los que alguna vez hemos encontrado en la poesía un refugio para nuestros pensamientos, esos que no nos animamos a decir en voz baja, y hemos vivido como Xiomara o Poet X gracias a las palabras que fluyen de nuestros dedos y que permiten que escape un poco de todo lo que llevamos dentro. Espero con ansias más de la autora. (Y amaría conocerla porque la amo).

Frases preferidas

  • He obligado a mi piel a ser tan dura como yo. 
  • A veces parece que escribir es la única forma de no sufrir.

Recomendado

Si te gustó El odio que das.




1 comentario:

  1. ¡Hooola Luz! Gracias por tu reseña. La verdad es que no sabía muy bien de qué iba este libro y lograste intrigarme. El odio que das me gustó pero hasta ahí, aún así me interesa la temática y probablemente pueda disfrutar este libro también. Si se da la oportunidad seguro lo lea, espero, de ser así, disfrutarlo como vos.
    Te mando un beso enooooorme, nos leemos,
    Flo | Blog Flor de tinta azul ♡

    ResponderEliminar

¡Deja tu comentario! Me ayuda mucho ♥