Ultimas rese?as

smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile smile >

miércoles, 24 de enero de 2018

2024, de Anna K. Franco

¡Hola a todos! Después de una minipausa por mi cumpleaños (que siempre logra deprimirme un poco), vuelvo con las reseñas. Prometo ahora no perderme tanto, por lo menos por lo que resta de vacaciones. Con respecto al libro del que les voy a hablar, no tengo palabras para describir lo feliz que me hizo recibirlo, además de que la autora me tuviera en cuenta para reseñarlo, y que se tomara el tiempo de dedicarlo. Nada, me emociona mucho, y lo quería contar y agradecerle a Anna de todo corazón.

Título: 2024 (TGM #2)
Autor: Anna K. Franco
Año de Publicación: 2017
Páginas: 432
Editorial: B de Blok
ISBN: 978-987-627-277-3
Sinopsis: El mundo entero se derrumba para Mike y Kate; separados, cautivos, y con un instinto de supervivencia que por momentos fluctúa, deberán enfrentar la desaparición de todo lo que les es querido, y caer tan bajo que incluso matar o dejar morir se vuelve una opción cotidiana. Campos de concentración, drogas experimentales, armas biológicas y el mismísimo Apocalipsis se desatan en este atrapante final de saga, que convoca todos los horrores de la Tercera Guerra Mundial, sin dejar de lado la complejidad de las emociones humanas.
¡Muchas gracias a Penguin Random House y a la autora por el ejemplar! 

Opinión personal 

Hasta hace unos cuatro años, era innegable decir que había cierto prejuicio a la hora de elegir un libro argentino, en especial dentro del público joven, acostumbrado al best seller, y al hecho de que muchos consumimos blogs y booktubers del exterior, en especial de España, y ya tenemos el re hype para cuando los libros llegan acá, haciendo que corramos (en forma bastante literal por mi parte) a la librería cuando reciben las novedades. Todos queríamos leer a John Green, a Maggie Stiefvater, a David Levithan, y sin embargo, hace 4 años estos autores tenían pocas o ninguna obra disponibles entre la oferta de las editoriales argentinas. Pero sin embargo, todos queríamos leerlos, porque habíamos oído hablar de lo maravillosos que eran. Si sacaban un libro nuevo, esperábamos horas actualizando a cada segundo para poder ser los primeros en ver la portada. Y siempre, siempre, eran los libros que nos hacían chispear los ojos en la librería. ¿A qué viene todo esto? A que autoras como Anna K. Franco llegaron a romper esquemas, que parecían instaurados en un mercado donde se prioriza lo que vende y no la calidad, donde tenemos ochocientos libros de youtubers pero se apuesta poco a autores argentinos. Pero con Anna, junto con otras autoras, como Tiffany Calligaris; cambia la forma del público joven de ver los libros nacionales. Comienzan a recibir igual atención, y basta con ver el muro de Anabella o de Tiffany para ver el cariño que reciben de sus seguidores, basta ver como sus libros se agotan y salen nuevas ediciones, box sets, y, en el caso de Anna, la espera más larga que tuve que sufrir para poder ver una portada. Me acuerdo estar gritando con otros bloggers de la emoción de al fin ver la portada, que es la más bella de todos los libros (si, siempre digo eso, pero es que cada vez se superan), igualando el hype que me produce ver la nueva portada del último libro de Cassandra Clare u otro autor extranjero. En un mercado difícil para autores nacionales nuevos, esta revolución entre los jóvenes es esperanzadora para que surjan más obras nacionales, para que todos apostemos cada vez más a nuestra literatura, sin tener miedo de que nos defraude. 
Luego de ese enorme desvío para situarlos en el contexto en el que este libro aparece en escena, tengo que hablar de Anna. Vuelve a conquistarme con su estilo sumamente llevadero, que me hace pasar página tras página, dejándome sin habla, algo conmocionada, con el corazón en la garganta, consumiendo palabras una tras otra, casi sin respirar, atenta a lo que puede suceder, decidiendo que dormir capaz no sea tan necesario como saber que va a pasar a continuación, donde esta Kate, cuando y si se van a reencontrar, sufrir un poco, maldecir otro poco y así. Bloquea todo lo que hay a tu alrededor, haciéndolo pasar a segundo plano por un rato, mientras uno está sumergido en el libro. Cada nuevo libro que leo de la autora, más me provoca este tipo de emociones. 
En mi reseña de 2023 contaba acerca de mi necesidad de que Mike narrara parte de este libro al menos, y debo decir que me vi satisfecha al ver que sucedía. Las narradoras femeninas de la autora son todas geniales, pero al verla ponerse detrás de una voz masculina, solo magia sale después. En este caso es, además, funcional a la historia, ya que nuestros protagonistas están separados y ambos inmersos en mundos peligrosos. Mike, por su lado, esta en permanente riesgo de ser controlado, y lucha por permanecer con consciencia, por ser él quien tome las decisiones por sus acciones y no otra persona. Kate sigue atrapada, y de pronto se ve trasladada a una retorcida versión del Apocalipsis, salida directamente del delirio de gente que debería contratar un pack turístico por una temporada en el Borda. Ambos están expuestos a la chance de morir cada día, y el recuerdo del otro los ayuda a mantenerse a flote en la locura que los rodea. 
Mike es mi personaje preferido, pero el desarrollo del personaje de Kate en este libro es asombroso. Como va adaptándose a todo lo que le sucede, luchando por cumplir su promesa de sobrevivir como le dijo a Mike; y luego acusa las marcas de todo lo que resistió, lo que nadie debería resistir. Es un personaje fuerte y extremadamente brillante, cuyo instinto de supervivencia es enorme e incluye a todos lo que la rodean, porque para ella sobrevivir sola, viendo como la sangre se derrama, no tiene demasiado sentido. Mike, por su lado... no puedo evitar suspirar al pensar en él. Siempre humilde, intentando ocultar lo increíble que es, todas sus capacidades, por el riesgo que representa que se conozcan y porque se autoexige tanto que siempre siente que no es suficiente todo lo que hace. Su manera de añorar a Kate, de encontrar fuerza en ella, y no sólo una razón para vivir, sino para mejorar el mundo o al menos intentarlo. 
También conocemos más de otros personajes como Lyra, que es una soldado del equipo de Mike. Es agradable, y siempre tiene una sonrisa a disposición, sin importar que tan funesta sea la situación. El padre de Mike, quien siempre pareció distante, muestra un lado un poco más humano, capaz de sacrificar todo por su hijo, al menos a su manera. Y, por supuesto, encontramos personajes que ya conocíamos y que conectan la saga con la saga Rebelión y nos tienen gritando muy fuerte con cada descubrimiento que nos hace conectar redes. 
El final... es muy complejo. Por una parte me dejo boquiabierta, y por la otra, me destruyó. No quiero contar nada, porque prefiero que lo descubran solos, como yo, apelando a su memoria... Si no tienen memoria, sería genial que aprovechen y hagan un repaso de la saga Rebelión. Eso debería servir para maximizar el impacto. Pero digamos que es todo un círculo (aunque no me molestaría para nada leer más de este mundo). 

Frases preferidas

  • El deseo de que la guerra no nos arrebate lo que más queremos nos obliga a mantener alguna esperanza. Si no, ¿para qué peleamos?
  • Son los recuerdos los que me mantienen a salvo. Mi pasado es mi identidad, el pasado nos hace humanos.
  • No hace falta provenir del cielo para ser un ángel, la bondad es una manifestación humana, como así también el odio que condujo a esta guerra.


Recomendado

Si te gustan los libros de la autora o si te gustó Divergente.

5 comentarios:

  1. De este voy a pasar, la verdad es que no me llama nada la historia. Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Hola, Luz!
    Ay, no sabés lo que me emociona leer tu reseña en este preciso momento! Te preguntarás por qué...
    Es que, leyendo varios blogs (inluido el tuyo) recomendando esta bilogía, decidí darle una chance. Además, la trama me llamaba mucho la atención. Sin embargo, investigando, descubrí que, si bien pueden leerse de manera independiente, la experiencia es mejor si leiste la saga Rebelión (como vos mencionás también ahora). Así que me compré los seis.
    Arranqué hace muy poco, pero la historia me súper enganchó. Estoy más que contenta de haberle dado una oportunidad.
    Por otro lado, me encanta la "introducción" de esta entrada y coincido completamente. Me alegra mucho que esté creciendo de tal manera la literatura nacional.
    Gracias por la reseña!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Ay, tengo tan TAN pendiente esta saga, no te das una idea. Mil años hace que dije que iba a leerla, pero siempre se me atraviesan nuevas lecturas...
    Y justamente, una de las cosas que hace que le tenga tantas ganas es que sea de una autora nacional, que casi nunca leo. Pero como este año me propuse hacerloooo, quizá sea mi oportunidad!
    Muchas gracias por la reseña! Me gustó especialmente la reflexión del principio.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  4. Hola, Luz!
    Tengo supeerrr pendiente esta saga y realmente me encantaría leerla.
    Besos y Gracias por la reseña

    ResponderEliminar
  5. Hola It Girl, concuerdo con lo que decis de los autores argentinos, de hecho, cuando comence a leer decia ''no leo literatura argentina'' (si, bien goma), pero uno va creciendo y elegiendo mejor, sigo teniendo hype por las lecturas extranjeras pero me gustan mucho autores nuestros, como por ejemplo Anna, esta bilogia me mega encanto y pude entrevistar a la autora, una vez que comenzamos a conocer sus obras conectamos de manera diferente, no se si es por la cercania de lugares, por el modo de hablar o es algo meramente psicologico, saludos!

    ResponderEliminar