Ultimas rese?as

sábado, 30 de enero de 2016

Mi Planta de Naranja-Lima, de José Mauro de Vasconcelos

¡Hola a todos! Estoy aprovechando este ratito perdido que tengo antes que ir a hacer otras cosas, a la vez que evito demasiado engancharme con mi lectura actual porque bueno, tengo que hacer otras cosas como dije y tengo tres libros por reseñar. Así que me siento a hacer la reseña de este libro que es cortito o a hacer hasta donde llegue, algo es algo, la terminaré a la vuelta sino. 

Título: Mi Planta de Naranja-Lima
Autor: José Mauro de Vasconcelos
Año de Publicación: 1971
Páginas: 178
Editorial: Editorial El Ateneo
ISBN: 978-950-02-0444-6
Sinopsis: De mayor Zezé quiere ser poeta y llevar corbata de lazo, pero de momento es un niño brasileño de cinco años que se abre a la vida. En su casa es un trasto que va de travesura en travesura y no recibe más que reprimendas y tundas; en el colegio es un ángel con el corazón de oro y una imaginación desbordante que tiene encandilado a su maestra. Pero para un niño como él, inteligente y sensible, crecer en una familia pobre no siempre es fácil; cuando está triste, Zezé se refugia en su amigo Minguinho, un arbolito de naranja lima, con quien comparte todos sus secretos, y en el Portugués, dueño del coche más bonito del barrio.
¡Muchas gracias a Editorial El Ateneo por el ejemplar! 



Opinión Personal


Cuando yo estaba en el colegio, yo iba al curso al que no le hicieron leer este libro. Luego, cuando me mezcle con la gente del curso que si lo leyó, no paraba de escuchar hablar de el. Todo el mundo hablaba de el con ese cariño que uno reserva para las cosas que les ha tocado tan profundo que lo llevan guardado en el corazón. Sin embargo, no lo leí entonces. Guardé la curiosidad que sentía por el libro por mucho tiempo, hasta que la Editorial El Ateneo comenzó a colaborar conmigo y, sentada en el fondo de un aula en medio de una clase mientras se suponía debía estar haciendo un trabajo en grupo, pero en cambio miraba el catálogo de la editorial, decidí que había llegado el momento de leerlo. Así que lo incluí en una lista, con un orden alto de prioridad. Luego estuvo su tiempo en mi estantería, hasta que lo elegí para que formara parte de mi Desafío Veraniego. No tenía mucha idea de que se trataba, solo sabía que a) iba a llorar y llorar mucho y b) que todo el mundo lo amaba. 
Me encantó la forma de escribir del autor. Tiene una forma de escribir que puede atrapar a niños y adultos por igual. Es sencilla, que se ajusta perfecto a la edad de quien nos narra. Las descripciones cuentan con esa belleza que los niños agregan en todo lo que ven. Ven como un palacio hasta el mas deshecho rancho, ven grande hasta lo pequeño y ven en todo lo mejor y un poco más. Tienen esa magia para transformar la miseria en grandeza, por la pureza de su mente y la inocencia que aún siendo de una familia pobre como Zezé guardan.
La historia es sencilla, un escenario que hoy, frente a mi conocimiento de la realidad resulta bastante habitual (e incluso tengo conciencia de realidades peores). Probablemente, si lo hubiera leído la misma inocencia de Zezé, hubiera logrado conmoverme aún más. No es que no lo hizo, sólo que no lo hizo tanto como para hacerme llorar con desconsuelo. Me sucedió como con El Niño con el Pijama a Rayas: tanto me dijeron que iba a llorar que el final llego casi de manera obvia. 
Zezé es un niño de una familia que tiene ciertos problemas económicos, y que tiene un talento único, aunque es bastante travieso de a ratos. Me causo ternura pero no pude conectar con él. Uno de mis personajes preferidos es Gloria, porque me pareció la única con dos dedos de frente y que de verdad quería al niño. El otro es el Portuga, de quien no hablaré para no revelar demasiado de la historia. 
El final supuse que iba a ser trágico, y no lloré casi nada. Sin embargo, me conmovió el último capítulo, donde el análisis del adulto sobre el niño conserva el cariño que este supo tener y rinde homenaje a su manera. Sin duda, lo que más disfrute de la obra fue la mágica pluma del autor, que fue capaz de ir de la sencillez de un niño hasta la profundidad del adulto. Tiene un no se qué que hace que sea casi seguro que busque otra obra del autor, como si nunca pudiera llenarme de las sensaciones que evoca. 

Frase Preferida

Es necesario que sepas que el corazón de la gente tiene que ser muy grande y debe caber en él todo lo que a uno le gusta. 

Recomendado 

Obviamente, si te gustó El Niño con el Pijama a Rayas, este libro te va a encantar. Otra realidad dura vista desde la perspectiva de un niño. 



4 comentarios:

  1. Hola :)
    Tiene muy buena pinta, me lo apunto :)

    ResponderEliminar
  2. Hola!!! En la primaria, en Lengua, la maestra a veces nos daba ejercicios para hacer sobre algunos fragmentos de este libro, pero nunca nos hizo leerlo entero. Nos decía que era muy triste, que íbamos a llorar mucho (estábamos en 6to grado). Unos años después, una señora me regaló unos libros usados y entre esos estaba la continuación, Vamos a calentar el sol. Este sí lo leí completo y pude engancharme con la historia aunque no había leído entero el anterior. Siempre me quedé con ganas de leer Mi planta de naranja-lima. Ya me lo voy a comprar un día de estos :) Besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Aw, yo tengo la misma edición, me la pasaron en un evento literario en el que todos le entregaban (a modo de regalo) un libro que les gustaba a la persona sentada a su derecha.

    ResponderEliminar
  4. Hola ! Me hicieron leer este libro cuando estudiaba el Profesorado de Educ. Primaria, imaginate los años transcurridos.
    Tengo el libro en mi biblioteca desde aquellos años, pero nunca lo volví a leer.
    A partir de leer tu reseña, es como que me dio ganas de volver sobre aquel Zezé, que perdura en el fondo de mi memoria. Lo recuerdo como un libro con mucha ternura.
    Tu reseña está buena. Saludos.

    ResponderEliminar