Ultimas rese?as

domingo, 13 de julio de 2014

Onyx, de Jennifer L. Armentrout

Segundo libro de la saga Lux. El primero me resultó mucho más adictivo que este, pero es igual de bueno. Es imposible leer este libro y no enamorarse cada vez más de Daemon. Los secretos que se descubren y los giros de tuerca que suceden hace que uno necesite el siguiente para poder respirar. Lo que sí, es una pena que el libro no haya traído ningún extra como hizo el primero.


Sinopsis

Desde que Daemon me curó con sus poderes alienígenas, vivimos conectados. Y él está empeñado en demostrarme que sus sentimientos hacia mí no se deben solo a nuestra extraña unión extraterrestre. Me he propuesto no acercarme a él, a pesar de que me resulta complicado resistirme a sus encantos.
Pero tenemos problemas más graves. Algo peor que los Arum ha llegado al pueblo... 
El Departamento de Defensa está aquí. Si descubren que Daemon tiene poderes y que estamos conectados, podemos darnos por muertos. Además, hay un chico nuevo en el instituto. Y tengo la sensación de que guarda un secreto.

Opinión personal

Me gusta mucho la historia, y mucho los personajes. Es interesante como hay villanos a los que odias y odias y villanos a los que odias pero sentís un poco de pena. Es imposible no sentir pena por Blake y por el fin que le lleva a justificar sus medios. 
Daemon en este libro es más Daemon que nunca. Creo que lo amo. Si tuviera un vecino como él, estaría tocándole el timbre todos los días bajo cualquier excusa con tal de poder mirar sus ojos verdes. 
Muero por ver como las cosas se desarrollan en la siguiente entrega de la saga (que es el libro que estoy leyendo en este momento). Creo que el personaje que llega en el punto final puede desequilibrar las cosas, no entre Kat y Daemon, pero si con el Departamento de Defensa, poniendo en riesgo a todos. 
También siento pena por lo que le sucede a Dee. Aunque es fuerte y podrá superarlo, o, por lo menos, tendrá otras cosas de las que ocuparse por el momento. 

Frases preferidas

-¿Una galletita? -me ofreció mientras sostenía una galleta con trozos de chocolate.
A pesar de tener la barriga revuelta, no podía rechazar algo así.
-Claro.
Levantó el labio y se inclinó hacia mí. Su boca quedó a pocos centímetros de la mía.
-Ven a cogerla.
¿Que fuera a cogerla...? Daemon se colocó media galleta entre aquellos labios carnosos que daban ganas de besar.
Que tengo suerte, porque la persona que no puedo sacar de mi cabeza, la persona que significa mucho más para mí de lo que puedo soportar, todavía está viva. Ella sigue ahí. Y eres tú.
(La última es de Daemon. Como puede alguien no amarlo?)

Recomendado

Si te gusto el primero, obviamente, y suma las recomendaciones del primero. 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada